AGENDA POLITICA

Ayacucho – Buenos Aires

Opinion

Opinión: Observación de la inclusión de «des inclusión»

Escribe: César Sanjujo (Docente)

El ascenso del Peronismo al poder no sólo significó una dignificación para la clase obrera trabajadora, sino un nuevo mundo de oportunidades que estos no tenían, como las vacaciones pagas, el sueldo anual complementario y, en cuanto a la Educación, la posibilidad de poder formarse como técnicos de diferentes áreas.- Desde que se sentaron las bases de la Tercera Posición, bajo el lema “Ni yanquis ni marxistas, peronistas”, muchos políticos argentinos se colgaron del maravilloso movimiento peronista para llegar al poder, traicionando sus ideales de la búsqueda de la Justicia Social. Tal es el caso de la década de los ’90, en la que el Peronismo accedió al poder bajo la política neoliberal y de esta manera puso fin a muchas de las conquistas sociales alcanzadas por el General Juan Domingo Perón y Eva Duarte de Perón.

La clase social trabajadora había quedado nuevamente sumergida en un mundo de desigualdades extremas donde veía que las riquezas del país quedaban en manos de pocos. El ascenso de la pobreza en los ‘90 provoco la marginalidad y la deserción escolar de una generación de jóvenes que buscaron otras alternativas fuera del ámbito escolar.

El movimiento estaba destrozado, el país sumergido en una profunda crisis económica, social e institucional, y la población totalmente descreída de la clase política que tanto daño les había hecho. En el año 2003 fue desde el mismo movimiento que Perón había creado, que nuevamente la clase trabajadora veía oportunidades de progreso. Esta vez de la mano del Dr. Néstor Carlos Kirchner. Un hombre leal a sus convicciones que, en su primera medida de gobierno, logró parar el conflicto docente en la Provincia de Entre Ríos, pagarles a los trabajadores de la educación y que estos regresen a sus actividades para que los pibes entrerrianos, por fin y tras largos meses de paro, pudieran tener clases.

Este proyecto nacional y popular continuó bajo la conducción de la Dra. Cristina Elizabeth Fernández de Kirchner, viuda de Néstor, quien con políticas fuertes en la Educación logró aumentar el número de estudiantes que accedían a primer grado. Después, la Asignación Universal por Hijo significó nuevamente la posibilidad de ir a la escuela a estudiar y no sólo a alimentarse. Y otra política fundamental fue la entrega de notebooks dándoles a todos los jóvenes las mismas herramientas para acceder a las mismas oportunidades. Es por políticas como estas que mi vida tomó un rumbo de participación y búsqueda de constante formación. Gracias a las bases del Movimiento Peronista fundado por Perón y Evita, y a las posteriores conquistas alcanzadas por la lucha de Néstor y Cristina, siempre en oposición a la hegemonía del poder oligárquico. Hoy en día, el gobierno de Cambiemos nos remonta a aquellos oscuros momentos de décadas anteriores, o sea un retroceso, cierre de bachilleratos, límites a las paritarias nacionales, discontinuidad de planes como Conectar Igualdad; este “cambio” tiene que despertarnos como actores sociales, tenemos que volver a tener dignificación, justicia social y libre participación.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *